Se ha convertido en el entrenamiento de moda y ha revolucionado el sector del fitness. El HIIT (High Intensity Interval Training) plantea unos entrenamientos breves y de alta intensidad que está comprovado que multiplican el rendimiento de ejercicios convencionales.
Un estudio de la Universidad de Colorado, por ejemplo, ha demostrado que en poco más de dos minutos de ejercicio basado en el HIIT, se pueden llegar a quemar 200 calorías y demuestra también que la eliminación de grasa acumulada con el método HIIT es mucho más eficaz.
Y os preguntaréis, dónde está el truco? pues parece ser que las series de ejercicio de alta intensidad permiten que durante el rato de descanso el cuerpo siga trabajando. Este rato de recuperación es clave para los resultados, ya que los estudios de diferentes universidades americanas demuestran que después de la actividad intensa, el cuerpo genera unas hormonas que facilitan el aumento de masa muscular.
La clave está pues, en las series de actividad intensa y del posterior descanso. Si se trabaja bien, el resultado es realmente espectacular!
Por sus características de intensidad, el HIIT no se recomienda a personas sedentarias, con diabetes o colesterol alto, entre otros. Tampoco no es recomendable hacer muchas sesiones de HIIT a la semana ni hacer sesiones dos días seguidos. Por estos motivos, lo mejor que podéis hacer si queréis aprovechar las ventajas del método HIIT es preguntar a vuestro entrenador o a un especialista antes de empezar.
Si con veinte minutos de ejercicio al día los resultados pueden ser tan importantes…. ahora sí que ya no hay excusas para empezar a ponernos en forma!