A todas nos encanta la Navidad, estar en familia, salir de fiesta con las amigas, abrir los regalos, comer de todo sin preocuparnos… pero al acabar las fiestas cada año nos encontramos con el mismo problema: los propósitos de año nuevo. Esas ideas que vagamente ruedan por nuestra cabeza pero que raramente se acaban realizando. Para que este año no tengas remordimientos y los puedas realizar te traemos unos consejos.

1. Deja claro lo que quieres conseguir. Lograrás tus objetivos más fácilmente si te planteas firmemente tus propósitos: ¡Apúntatelos en un sitio bien visible y no los olvides para nada!

2. Planifícate. Será más fácil conseguirlo si divides los objetivos en pequeñas metas y las vas alcanzando paso a paso. Si tu objetivo es muy grande, será mucho más difícil de conseguir. Te aconsejamos que establezcas metas concretas, medibles y con plazos marcados; escríbelas y controla tu evolución.

3. Cuéntaselo a todo el mundo. Házte pesada con tus amigas y cuéntales tus objetivos. Si tu promesa la conoce todo tu entorno te será más difícil dejarla atrás. Así, las excusas ya no sólo serán para ti misma sino que también pensarás en los otros y, además, te podrán ayudar si la cosa se complica.

4. Piensa en los beneficios. Te ayudará también apuntar en un papel cómo nos beneficiará conseguir nuestros objetivos. Así no olvidarás lo que realmente quieres obtener!

5. Prémiate. ¡A cada pequeña meta conseguida estarás un paso más cerca de conseguirlo! Es el momento de premiarte por ello. Eso sí: ¡que el premio no interfiera con tu objetivo! Si tu propósito es dejar de fumar, un cigarrillo no es el premio perfecto. ¡Háznos caso!

Siguiendo estos pasos podrás conseguir todos los objetivos que te propongas: con paciencia y esfuerzo, ¡todo está en tu mano! Anímate: el 2017 es tu año.