Empezar a hacer estiramientos por la mañana es de las mejores decisiones que podrías tomar: consigues comenzar bien el día, con la energía necesaria, además de ayudarte convertirlo en una rutina muy beneficiosa para tu salud. Estirar el cuerpo nada más levantarnos nos ayuda a despertarnos y eliminar cualquier dolor o tensión del día anterior.

Por eso os queremos enseñar nuestra rutina matutina para despertar y activar nuestro cuerpo cada mañana.

1. Postura del niño
Empieza tu sesión de estiramientos con esta postura perfecta para relajar la columna. Siéntate encima de tus tobillos, con las rodillas ligeramente separadas y baja tu cuerpo hasta apoyar tu cabeza en el suelo. Estira tus brazos para activarlos y respira hondo mientras notas que tu cuerpo se va estirando. Respirar te ayudará a mejorar la circulación y oxigenación de la sangre, despertándote y dándote energía.

2. Brazos arriba
Tan sencilla como cruzar las piernas y estirar los brazos hacia el cielo, encajando las manos con las palmas hacia arriba. Debemos alargar la columna vertebral y sentir como se estira nuestra caja torácica y nuestros brazos. Mantenemos la postura durante diez segundos.

3. Bíceps femoral
Con la espalda apoyada en el suelo, acerca tu rodilla al pecho y abrázala fuerte. Flexiona el pie de tu pierna estirada al inhalar y estira tu pie al exhalar, ¡esto activará también tus glúteos y tobillos! Aguanta esta postura durante tres respiraciones y cambia de pierna.

4. Isquiotibiales
Seguimos estirando los isquiotibiales, vigilando mantener la cintura centrada y la barriga apretada. Nos irá bien, también, girar los tobillos cuando los tenemos en el aire.

5. Cobra
Acabamos nuestra rutina con la postura de la cobra para reforzar nuestra columna. Nos tumbamos boca abajo y presionamos las palmas contra el suelo. Elevamos el torso y miramos hacia delante arqueando la espalda. ¿Notas ya cómo la tensión y el estrés desaparecen?

¿Os animáis a empezar mejor el día con nosotros?